¿Qué tiene de malo YouTube?

YouTube es un caso peculiar. En septiembre de 2020 es posible ver vídeos de YouTube sin ejecutar ningún software privativo, incluso mediante Tor si se utiliza uno de los sitios proxy «invidious».

Nosotros recomendamos utilizar con ellos LibreJS. Los sitios invidious no son todos iguales: algunos no le permitirán entrar sin ejecutar código Javascript privativo. Además, mientras que la mayor parte del JavaScript de estos sitios tiene licencia libre, hay un archivo, handlers.js, que no la tiene. LibreJS impedirá su ejecución y podrá seguir viendo los vídeos.

Existe también un accesorio libre para Firefox, llamado ViewTube, que permite acceder directamente a los vídeos de YouTube. Es un complemento que está preinstalado en el navegador de GNU, IceCat, y que puede instalarse en Firefox. También está disponible el programa libre youtube-dl, que obtiene datos del código JavaScript del sitio pero no ejecuta ese código. Pero es probable que youtube.com bloquee estos modos de acceso si lo hace mediante Tor.

A consecuencia de estos métodos de acceso, a día de hoy poner vídeos en YouTube no los sitúa fuera del alcance del mundo libre. Eso es bueno y esperamos que dure, pero no podemos contar con que sigan funcionando. Ese complemento dejó de funcionar una vez en 2019 debido a algún cambio en YouTube. Esa vez se publicó un complemento corregido en pocas semanas. La próxima vez, quién sabe. Por eso, subir vídeos a YouTube es una solución endeble mientras Google no se comprometa a admitir el libre acceso.

Por tanto, haga el favor de no utilizar la dirección youtube.com (o sus nombres alternativos) para remitirse a un vídeo de YouTube. En lugar de eso, remita a uno de los sitios intermediarios «invidious» que acepte visitas mediante Tor (¡verifíquelo!). Eso es lo más seguro: si algo va mal, su enlace fallará, en vez de hacer que la gente ejecute software que no es libre.

¿Qué más tenía de malo YouTube?

Esto es lo que decíamos antes, hasta 2019, acerca de utilizar YouTube como lugar para publicar vídeos o remitir a ellos.

  • El uso normal de YouTube supone el uso de software que no es libre.
    • La modalidad HTML5 supone el uso de un programa de JavaScript que no es libre. Para algunos vídeos requiere también el software DRM de Adobe, que no es libre y que ha sido incorporado a navegadores privativos y a Firefox, aunque no a los navegadores de GNU, incluido IceCat.
    • La modalidad que no es HTML5 supone el uso de Flash Player, que no es libre. Incluso pide a los usuarios que instalen Flash Player. (YouTube dejó obsoleta esta modalidad a partir de enero de 2015).
  • Sin el software que no es libre, ni siquiera es posible ver las páginas de YouTube. Actualmente, si no se ejecuta el código JavaScript no libre, la ventana del navegador se muestra vacía.
  • YouTube trata de impedir que la gente se baje copias. El código JavaScript (no libre) para algunos vídeos no permite que el navegador guarde una copia. Esto es una forma de DRM.
  • Existe un programa libre, ytdl, que permite descargar el vídeo de algunas páginas de YouTube, pero no hay ninguna solución de software libre para acceder con el navegador.
  • «ContentID es justamente lo que YouTube afirma no hacer: actuar como mediador particular con relación a la propiedad de [publicaciones] sin intervención de los tribunales

Algo que no se le puede recriminar a YouTube en términos éticos es el uso de software que no es libre en sus servidores, si lo hubiera. Nosotros, como posibles usuarios de YouTube, no podemos saber si en sus servidores se utiliza o no software que no es libre porque eso no tiene ningún efecto sobre nosotros; por tanto, no nos causa ningún daño.

Si en los servidores de YouTube se ejecutaran programas que no son libres, estarían perjudicando a Google, pues le impedirían ejercer el control de ese aspecto de sus actividades informáticas. Esperamos que Google recupere su libertad dejando de utilizar esos programas que no son libres, si los hubiera. Pero tales programas no maltratan a los usuarios de YouTube, por lo que esto no sería un motivo para negarse a utilizar ese servicio.

Es también posible que todo el software ejecutado en los servidores de YouTube sea libre: software libre público o software libre privado no publicado.


Para publicar un vídeo cuya visión no requiera el uso de software que no es libre, se puede subir el archivo a un sitio web normal en los formatos Ogg Theora o WebM. Si le preocupa la posibilidad de que haya demasiado tráfico de descargas, puede subir un torrent y aconsejar a la gente que baje el vídeo por ese medio.

Otra manera de publicar vídeos en Internet utilizando software libre es hacerlo por medio de GNU MediaGoblin. Lo ideal es que usted instale su propio servidor o dedique un servidor para su familia y amigos, aunque también puede subir archivos a los servidores públicos.

Pin It on Pinterest

Comparte esta Página Web

Comparte la información en la Red